Articles

Boletín de la Sociedad Geológica Mexicana

Volumen 71, núm. 2, 2019, p. 343 ‒ 358

http://dx.doi.org/10.18268/BSGM2019v71n2a7

 

 

Paleoambiente en cuatro sitios mexicanos del Pleistoceno tardío con actividad humana inferidos a partir de la fauna

 Víctor Adrián Pérez-Crespo1,*Joaquín Arroyo-Cabrales, Pedro Morales-Puente1, 3, Patricia Ochoa-Castillo4

 

1Instituto de Geología, Universidad Nacional Autónoma de México, Circuito de la Investigación Científica S/N, Ciudad Universitaria, Coyoacán 04150, CDMX, México.

2Laboratorio de Arqueozoología ‘M. en C. Ticul Álvarez Solórzano’, Subdirección de Laboratorios y Apoyo Académico, INAH, Moneda 16 Col. Centro, Cuauhtémoc 06060, CDMX, México.

3Laboratorio de Isotopos Estables-LANGEM- Instituto de Geología, Universidad Nacional Autónoma de México, Circuito de la Investigación Científica S/N, Ciudad Universitaria, Coyoacán 04150, CDMX, México.

4Subdirección de Arqueología, Museo Nacional de Antropología, INAH, Av. Paseo de la Reforma y Calzada Gandhi, Col. Chapultepec Polanco, Miguel Hidalgo 11560, CDMX, México.

*  This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  

Resumen

El ambiente que existió en cuatro sitios mexicanos del Pleistoceno tardío, con presencia humana, fue inferido a partir de las relaciones isotópicas de carbono y oxígeno presentes en el esmalte de los herbívoros que habitaron estos sitios y que fueron obtenidos de estudios previos. Los análisis indican la presencia de bosques con pastizales en los sitios Fin del Mundo, Rancho La Amapola y Valsequillo, mientras que Tocuila contaba con pastizales y condiciones más húmedas que las actuales. En los cuatros sitios, estos ambientes favorecieron la coexistencia de diversas especies de herbívoros y permitieron el establecimiento de los primeros pobladores de México.

Palabras clave: Paleoambiente, primeros pobladores, Pleistoceno tardío, isotopos estables.