Articles

 

Boletín de la Sociedad Geológica Mexicana

Volumen 69, núm. 3, 2017, p. 691 ‒ 709

Field guide to the Jurassic Otlaltepec and Tezoatlán Basins, southern Mexico: sedimentological and paleontological records of Puebla and Oaxaca

Michelangelo Martini1,*, Patricia Velasco-de León2, Mildred Zepeda-Martínez3, Diego E. Lozano-Carmona2, Mónica Ramírez-Calderón3

 

1 Instituto de Geología, Universidad Nacional Autónoma de México, CDMX, 04510, México.
2 Facultad de Estudios Superiores Zaragoza, Universidad Nacional Autónoma de México, CDMX, 09230, México.
3 Posgrado en Ciencias de la Tierra, Universidad Nacional Autónoma de México, CDMX, 04510, México.

* This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Resumen

A partir del inicio del Mesozoico, una reorganización de las placas tectónicas a escala global determinó la frag mentación de Pangea, la cual fue el supercontinente más reciente que se ensambló en la Tierra. Durante este evento tectónico global, el territorio mexicano ocupaba una posición de particular interés, ya que se encontraba en el límite de placa entre Norte y Sur América. Debido a dicha posición paleogeográfica, la evolución geológica de México durante el Mesozoico temprano fue controlada por la actividad de fallas normales y laterales, que determinaron una configuración cortical compleja y caracterizada por numerosas cuencas subsidentes bordeadas por altos de basamento en exhumación. Durante el Jurásico, las cuencas generadas por este evento tectónico fueron los sitios de depósito de potentes sucesiones continentales a marinas, las cuales representan un registro estratigráfico único de la fragmentación de la Pangea en su margen occidental-ecuatorial.

Durante esta excursión, los participantes visitarán las cuencas jurásicas de Otlaltepec y Tezoatlán, las cuales están expuestas en los estados de Puebla y Oaxaca, al sur de México. Las dos barrancas que se visitarán contienen afloramientos bien expuestos de sucesiones clásticas aluviales-fluviales y marinas. Las sucesiones jurásicas de las Cuencas de Otlaltepec y Tezoatlán preservan claras evidencias de cambios en la procedencia de las rocas clásticas. Dichos cambios en la procedencia han sido interpretados como el resultado de la exhumación de diferentes bloques litosféricos a lo largo de fallas mayores durante el progresivo rompimiento de Pangea. La integración de los datos petrológicos y paleontológicos indica que estos cambios en la procedencia coinciden con cambios importantes en las condiciones climáticas. Por ende, se aprovecha la oportunidad de esta excursión para explorar la hipótesis que el proceso de exhumación de bloques litosféricos que acompañó el progresivo rompimiento de la Pangea pudo haber determinado una reorganización sustancial en la topografía, favoreciendo variaciones climáticas locales y, consecuentemente, la diversificación de la flora en México.

Palabras clave: fragmentación de Pangea, cuenca de rift intra-continental, sur de México, flora del Jurásico.