Articles

Origen y evolución de los rasgos morfotectónicos postcretácicos de México

http://dx.doi.org/10.18268/BSGM1987v48n2a2

Joaquin Eduardo Aguayo-Camargo

Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Ciencias del Mar y Limnología
Salvador Mario Cordova
Instituto Mexicano del Petróleo, subdirección de Tecnología de Exploración

Resumen

La configuración actual de México es consecuencia de tres desplazamientos tectónicos mayores y otros menores, que han actuado simultáneamente desde el Cretácico Superior tardío, en el Terciario y el Cuaternario: (1) La placa Continental de Norteamérica migrando al occidente y al suroccidente, (2) La placa oceánica del Pacífico en subducción, con dirección hacia el noreste, (3) La placa oceánica del Caribe con movimiento inicial hacia el noreste y posteriormente al oriente.

Varios rasgos morfotectónicos mayores se observan en el interior del continente y en sus márgenes, tales como: fracturas y fallas distensivas y de cizallamiento con orientación NE 45° -55° SW, así como cabalgaduras cuya vergencia es hacia al norte-noroeste. Estos sistemas estructurales se extienden desde la vertiente del Pacífico hasta la provincia del Golfo de México y están asociados con hidrotermalismo, rocas volcánicas básicas, zonas de mineralización y focos sísmicos.

Los rasgos estructurales descritos fueron causados durante la asimilación de la placa oceánica del Pacífico por el continente como sistemas de fracturas y fallas de transcurrencia, cuyas paredes son casi verticales.

Otras provincias geológicas prominentes se formaron como consecuencia de la geodinámica que existe entre las tres placas tectónicas mencionadas, y son las siguientes: Sierra Madre Oriental, Sierra de Chiapas, Cuencas Marginales, Sierra Madre Occidental, Golfo de Tehuantepec, Golfo de California y Cinturón Volcánico Transmexicano.